Redescubriendo la D.O. Méntrida

En la zona norte de la D.O Méntrida, bajo la influencia de la sierra de Gredos, a 750 metros de altitud, se encuentra la Sierra de San Vicente, entre los valles del Tajo y del Tietar. Su microclima  benefactor se deja sentir por la noche, cuando las temperaturas bajan y los aromas se fijan en nuestros viejos viñedos de Garnacha que, junto a las modernas plantaciones de Syrah, convierten nuestras viñas en auténticos jardines perfectamente adaptados a un territorio duro y exigente.

Somos una joven bodega volcada en el redescubrimiento del terruño histórico de Méntrida, practicando una agricultura ecológica y respetando al máximo la uva elaborando vinos pensados desde la viña.

 

Practicamos una viticultura sostenible, mínimamente intervencionista, que permite a nuestros suelos silíceo-graníticos expresarse en plenitud y conseguir que potencia y elegancia se den la mano en nuestros vinos.

 

En Canopy estamos seguros de que la mejor materia prima ha de emplearse para destacar el carácter de la variedad, nuestro elemento diferenciador. Por ello, utilizamos barricas de mayor volumen y de roble francés: porque creemos que la madera debe acompañar y engrandecer la fruta, la frescura y la mineralidad de nuestros vinos.

  

Malpaso, Tres patas, Congo, La Viña Escondida, Loco y Castillo de Belarfonso, grandes vinos de Méntrida, un terruño histórico, aunque olvidado en las últimas décadas, que está siendo redescubierto como cuna de vinos singulares.